La voz de los estudiantes

 

La voz de los estudiantes

De Informática a ¡Tecnología e informática!

Hasta el año 2011, nuestra institución contaba con una sala de informática, con equipos dotados desde hace casi veinte años, los cuales se han logrado mantener en funcionamiento gracias a la dedicación del docente encargado. Los presupuestos asignados a la institución y destinados para la sala impidieron realizar actualizaciones. Esta situación obligó a los docentes a establecer procesos permanentes de mantenimiento correctivo, con el objetivo de permitir que los estudiantes accedieran a la formación básica en informática, la cual solía limitarse al uso de programas básicos de procesamiento de información y de internet, debido a las razones expuestas.

Además, la sala de informática fue durante mucho tiempo el escenario de práctica para el área de Tecnología e informática ―inscrita bajo esta denominación en el plan de estudio―, que solía experimentar recortes sobre sus horas asignadas, con el fin de ajustar el pensum, ya fuese por directrices generales o para incrementar el número de horas disponible en áreas básicas. Para justificar tal estado de cosas se solía argumentar: “Para aprender informática basta con hacer un curso en el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA)”.

Actualmente hemos logrado asumir un importante cambio de paradigma, que consiste en plantear el área de Tecnología e informática como un espacio curricular donde se integra, de manera natural, el conocimiento de distintas áreas y que facilita el desarrollo de competencias básicas y laborales generales o transversales, relativas a la interpretación, uso y mejoramiento de los artefactos y sistemas derivados del proceso tecnológico. Este cambio se debe a que el proyecto de educación en tecnología, implementado desde 2011, introdujo acciones de conceptualización sobre el enfoque curricular del área y permitió la puesta en uso de una sala para la enseñanza de la tecnología, con un conjunto amplio de recursos tecnológicos y didácticos, donde hay computadores actualizados y otra serie de recursos que motivan a los estudiantes a crear artefactos y diseñar soluciones con distintos operadores y lenguajes.

Ahora podemos decir que estamos a la orden del día y con una razón fuerte para cambiar. Por eso, es el momento coyuntural e histórico para que nuestra institución dé un giro radical frente al área de Tecnología e informática, que actualmente, más que un requisito legal, es una oportunidad para acercar la escuela a la realidad de los estudiantes.

Para finalizar, nos permitimos compartir a continuación las expresiones de algunos estudiantes de grado octavo, que registraron por escrito sus impresiones del trabajo en el nuevo enfoque del área y su ambiente de aprendizaje.

____________________

“La sala nos pareció un espacio muy didáctico e interesante para poder aprender a construir robots y mecanismos tecnológicos. El impacto que tiene esta sala en nuestra institución es que los estudiantes podemos aprender cómo construir un robot, el cual tiene su propio movimiento y desplazamiento, para que tengamos bases y en el futuro podamos defendernos, crear elementos más avanzados que ayuden a la comunidad facilitando la forma de vida de algunas personas.

Lo que aprendimos y experimentamos en el aula de tecnología fue algo muy interesante, porque nos ayudó a trabajar en grupo y dividirnos las tareas de tal forma que cada uno tuviera un rol importante en la creación del trabajo (robot termita) y nos agradó estar aquí”.

____________________

“A los integrantes del grupo nos parece que esta nueva sala de tecnología es una nueva herramienta de aprendizaje fundamental para emplear nuestro conocimiento adquirido, porque aquí podemos aprender cosas nuevas y emplear los conocimientos de las asignaturas vistas como artística, física, ética, sociales, química y matemáticas, entre otras.

Y lo más importante: el comportamiento o la ética que debemos manejar en cualquier lugar. Gracias a este trabajo nos dimos cuenta de que vamos a aplicar los conocimientos aprendidos en el mañana y que nos ayudará a tener una mejor integración en nuestro desarrollo académico.

También nos enseña a manejar diferentes programas, como por ejemplo el software Crocodile Technology, con el cual aprendimos cosas que no sabíamos, como por ejemplo armar y manejar los circuitos eléctricos.

Les damos gracias a los profesores y compañeros que compartieron esta hermosa experiencia con nosotros”.

Orlando Martínez, Miller Edith Cepeda, Fanny Rocha, Ramiro Pérez Muñoz y Carlos Julio Becerra, docentes Vélez.
Estudiantes
Colegio Nacional Universitario
Vélez, Santander

 
 
AddThis Social Bookmark Button
 

Usted está aquí: Clientes y proyectos Novedades La voz de los estudiantes