Hacia una nueva cultura escolar

 

Hacia una nueva cultura escolar

La docencia es y ha sido siempre una profesión que desafía de manera continua nuestra capacidad creativa y en la que es vital explorar nuevas rutas de perfeccionamiento y enriquecimiento que tengan impacto directo en la formación de los estudiantes, siempre animándoles en la tarea de aprender y aprender.

Como toda persona inmersa en una sociedad, el docente debe ir asimilando cambios, ampliando sus conocimientos de acuerdo con los avances y descubrimientos. El aporte que brinda actualmente la tecnología presenta un serio desafío en el uso de estos recursos, ya que permiten al estudiante explorar sus intereses, expresar sus inquietudes personales y encontrar abundante información sobre nuevos y diversos temas.

El creciente desarrollo tecnológico demanda del ámbito educativo transformaciones para adecuarse a una sociedad cambiante, con nuevas necesidades y valores. Se hace necesaria la creación de nuevos entornos didácticos que afecten y medien las nuevas relaciones que se establecen entre los actores del proceso de aprendizaje y el escenario donde éste se lleva a cabo.

Este nuevo entorno requiere un nuevo tipo de estudiante, más preocupado por el proceso que por el producto, consciente de la toma de decisiones y elección de su ruta de aprendizaje. En definitiva, un alumno preparado para el autoaprendizaje, lo cual genera otros desafíos a nuestro sistema educativo, con la aplicación de metodologías activas y la construcción de nuevos caminos para la educación en tecnología.

El proyecto “Sistema de formación para el trabajo basado en el desarrollo de competencias laborales y en tecnología” es de alta exigencia para el grupo de docentes que lidera la propuesta en el Colegio Integrado Helena Santos Rosillo, de Charalá, ya que requiere la puesta en escena de nuevas metodologías y el manejo de conocimientos especializados en electricidad, software y robótica, exigiendo un enfático proceso de autoformación por parte del equipo docente líder.

Se nota la motivación que experimentan los estudiantes al poner en juego su capacidad creativa, lo divertido y pedagógico que resulta crear artefactos sencillos, logrando despertar en ellos la pasión por la ciencia, la tecnología y el entusiasmo por la investigación, fortaleciendo a su vez las competencias básicas asociadas al desarrollo de habilidades sociales, respeto a la palabra del otro y trabajo en equipo.

El proyecto de educación en tecnología que se viene desarrollando en nuestra institución educativa es de gran relevancia, porque activa más la enseñanza y el aprendizaje, ya que el estudiante es el protagonista del proceso y por lo tanto se motiva, explora los materiales y se involucra en las actividades. Además, ayuda a fomentar el desarrollo de la propuesta institucional de Formación Integral basada en procesos, capacidades, valores y competencias, en la cual es fundamental el desarrollo de competencias básicas, tecnológicas y laborales. Esto se evidencia en los ejercicios prácticos, la comunicación en todas las áreas, el manejo operacional del conocimiento, el pensamiento lógico, la creatividad, la adquisición de habilidades necesarias para armar diferentes objetos, así como la comprensión de hechos cercanos a su ambiente natural y social.

Nuestro reto es lograr que todas las actividades diseñadas se puedan desarrollar en un ambiente que propicie el éxito tanto para los estudiantes como para los docentes y que tenga impacto en la generación de una nueva cultura en la institución, derivada del potencial integrador que tiene la tecnología.

El proyecto visto por los estudiantes

Esta nueva aula nos parece interesante, ya que es un nuevo campo de investigación para nosotros, los estudiantes. El impacto es espectacular, porque su objetivo es aprender, por medio de la tecnología, las bases que nos inducen a la ciencia e investigación, llegando a la creación de diseños basados en robótica. Con las herramientas que nos facilitan aprendemos, aplicamos conocimiento y, lo más importante, nos enfrentamos a nuevos retos que nos permiten demostrar nuestro ingenio, creatividad y capacidades de trabajo en grupo.

Este espacio brinda además la oportunidad de reconocer con más precisión cada uno de los objetos con que diariamente interactuamos, lo cual hace más interesante el aprendizaje; temas como mecánica, electricidad, programación, reconocimiento de elementos y manejo de software complementan nuestros saberes, haciendo de cada actividad una oportunidad llena de motivación e interés por realizar con nuestras manos algunos trabajos que en años anteriores parecieron irrealizables.

El aporte de los docentes ha sido de gran importancia, ya que se han podido desarrollar actividades apoyadas en diferentes conocimientos adquiridos por medio de las capacitaciones, que los han orientado hacia el aprovechamiento de los diferentes recursos con que fue dotada el aula.

Esta experiencia ha contribuido a despertar en nosotros el gusto por conocer a fondo algunos artefactos que manejamos en nuestro entorno, identificando el trabajo de cada uno de los subsistemas, lo cual nos permite aprovechar al máximo cada una de sus funciones.

Gracias a la empresa Gobernación de Santander y a Alecop Colombia por permitirnos contar con tan sofisticada aula.

Gladys Gisela Morales, Vilma Beatriz Castañeda, Elizabeth Castro Pérez, Claudia Patricia Marín y Martha Cecilia Tapias.
Gloria Celina León Camelo

Rectora, Colegio Integrado Helena Santos Rosillo
Charalá, Santander

 
 
AddThis Social Bookmark Button
 

Usted está aquí: Clientes y proyectos Novedades Hacia una nueva cultura escolar